viernes, 25 de octubre de 2013

Con aire vintage





A veces adquirimos algún producto que viene en una caja de cartón consistente y nos da pena deshacernos de ella.
Este es el caso de ésta pequeña caja en la que venía ropa interior.



Elegí hacerle un reciclado sencillo y romántico.
Y nada más romántico que lo vintage.
Una capa de cartapesta con las hojas de un viejo libro de música. Trozos rasgados con la mano cubriendo el exterior e interior de la cajita.



Una imagen de ángeles, quizás la más popular de todas y que nunca había utilizado para ningún trabajo.
Y dos trocitos de pasamanería que me habían quedado.



No quise agregarle nada más, me gustó así de sencilla porque como se dice comúnmente a veces menos es más.



Tampoco le pasé barniz, ni goma laca, ni algún protector. Quise dejarla al tacto la textura un poco áspera de las viejas hojas del libro.



Una caja ideal para las románticas incurables como yo.

Con este reciclado hago mi pequeño aporte al viernes frugal de Colorin Colorado de Marcela.

martes, 15 de octubre de 2013

Martes con sabor a lunes



Y sí, después de un fin de semana largo, a los argentinos nos costó un poco hoy comenzar la semana y la gran mayoría transitamos la jornada creyendo todo el día que era lunes ¿o no?
Por mi parte pasé tres días hermosos. El domingo estuve de feria.



Se realizó en mi ciudad la 1º Feria de emprendedores y fui invitada por la Casa de la Cultura. Ya me conocen como artesana de años, ven siempre mis trabajos en facebook y me tenían en la lista sin que yo supiera, de modo que estoy muy agradecida a ellos.
Viernes y sábado estuve a 20 manos terminando trabajos y acomodando todo, el domingo toda la tarde de feria y el lunes a acomodar y guardar todo, ni cuenta me dí del fin de semana largo!!!



En mi stand puse 2 mesas, una con tejidos y otra con mis trabajos habituales. Quedaron muchas cosas en casa porque no entraba todo en la mesa, pero pronto habrá más ferias y me iré acomodando.



Dos cosas me sorprendieron: la primera es que vendí un montón de productos, la mayoría de los artesanos expusieron pero la gente no les compraba, felizmente en mi caso fue distinto, venían a la mesa a comprar!!!
Y lo otro que me sorprendió fue la cantidad de chicas y mujeres que se acercaban a felicitarme porque habían visto fotos de trabajos en facebook, y la verdad es que me sentía muy feliz de saber que lo que hago gusta, que valoran mi trabajo, que se vende, en fin, es una gran alegría, pero les juro que me sorprendía cada vez que alguien se acercaba a dejarme sus elogios. Emoción absoluta.



Algunos de estos almohadones los hizo mi mamá (vendió 4!) y lo de la otra mesa son íntegramente trabajos míos.



Ah! Ha sido una SENSACIÓN ABSOLUTA mi oso a rayas. En facebook una chica escribió "es como una foto de revista" (ojalá saliera en una revista!!!!) y otra me dijo "parece sacada del pinterest" (no tengo pinterest, si alguien la quiere subir....)
En la feria se acercaron dos señoras a preguntarme si era yo la que había hecho el oso a rayas. Y otra se paró frente a la mesa y me dijo "vengo a ver el oso que hiciste", obviamente que no estaba, el osito se quedó en casa, jaja.



Muchas gracias a todas quienes me dejaron sus hermosos comentarios en el blog, me llenan el alma con tan lindas palabras y son un gran impulso para seguir adelante. Gracias de todo corazón. En fin, todo indica que voy por buen camino, el camino que más me gusta recorrer.

Las dejo por hoy. Besos.

jueves, 3 de octubre de 2013

Recuerdos de juventud





A ver amigas argentinas...¿Se acuerdan cuando hace muuuuuuchos años se usaban los jeans a rayas de colores? ¿Alguna los usó? Yo sí.
¡Los amaba! Recuerdo que en mi ciudad no se conseguían, los miraba por TV, en revistas y moría por tenerlos y en un viaje que hice a Capital me compré un par de ellos.
¡La alegría que traía en el tren de regreso a casa! Eran 8 horas de viaje en las que no veía el momento de llegar para ponerme los jeans. Y sí, locura de juventud. Por aquel entonces yo tenía unos 20 años.



Por esa época yo cosía muñecos y tejía ropa para vender. Cuando dejaron de usarse los guardé con la idea de reciclarlos algún día. Y así anduvieron los pobres jeans de bolsa en bolsa, de una caja a la otra, en valijas, cajones, en fin, dando vueltas por años.



Hace unos días mi mamá encontró una bolsa con telas y me dijo "esto estaba en una valija, me parece que son cosas tuyas"...y sí, eran mías.
Cosas a medio coser, otras hilvanadas, otras listas para rellenar, otras con la foto y los moldes para cortar, y los jeans...mis pobres jeans desarmados.
Se ve que en algún momento de los tantos años que pasaron, amagué con hacer algo pero ahí nomás quedaron. Y decidí que ya era hora de devolverles la vida.
Pensé un rato qué podía hacer con ellos para darles utilidad. Busqué unos moldes y corté (sí, corto en el piso porque no tengo mesa grande)



Cosí, rellené, dí forma y así quedó uno de los jeans. Convertido en un oso divíno.



Al otro jean le faltaba la parte superior, sabrá Dios dónde la habré guardado cuando lo corté, estoy segura que algún día buscando otra cosa lo voy a encontrar.
Con lo que tenía de él hice un almohadón para acompañar al oso. Y con los pedacitos realicé una flor para decorarlo.





Y así quedaron mis recuerdos de juventud. Adornando una de las sillas que encontré en la calle y restauré.



Jeans reciclados, silla restaurada. Otros tirarían todo, yo les doy una nueva oportunidad.
¡Qué felicidad siento!



IMPORTANTE: Gracias a todas por los mensajes que me dejaron en mis post anterior de los almohadones, me alegra saber que les gustaron, ojalá les sirva de inspiración para reciclar ropa que ya no usen.
No pude pasar a saludarlas porque de la mayoría nunca supe de qué blog eran. Un beso a todas.