miércoles, 4 de junio de 2014

Huerta


¿Quién no sueña con tener una huerta?
Sembrar y cosechar nuestras propias verduras, ofrecer en la mesa alimentos sanos y sentir el orgullo de ver los frutos de nuestro trabajo, cuidado y paciencia.
Y ni siquiera hablo de grandes sembrados, simplemente con un trozo de tierra al fondo de casa seríamos felices muchas de nosotras ¿verdad?



Cuando estuve enferma, tuve que viajar a otra ciudad a hacerme unos estudios médicos.
De regreso, nos detuvimos a saludar a una familia amiga que vive ya casi llegando al pueblo en zona de campo.
Al ver que tenían huerta, no pude resistir la tentación y pedí permiso para sacar algunas fotos.



Allí vemos acelga y espinaca.
En la parte de tierra, hay sembrado ajo, zanahoria y cebollines. ¿ven los brotes pequeños que van creciendo?

Miren ese perejil...
Y la lechuga...



En "la casita" están los plantines pequeñitos en contenedores individuales que cuando crezcan serán trasplantados en surcos.
Por ahora viven allí al resguardo del viento y el frío.

Los dueños en su huerta y con algunos de sus productos.



Él es POMPI, el jefe de seguridad de la huerta (y la luz de los ojos de la dueña).
Da miedo ¿verdad? jajaja.



Campo, huerta, aire puro, animales, naturaleza, sol radiante...



Soy chica de ciudad, pero reconozco que unas horas en el campo hacen bien.
Nos armonizan, brindan paz, energía y nos conectan con nosotros mismos.
La vida en el campo, es otra vida.

¿Alguna de ustedes tiene huerta? ¡Las quiero ver!!!
Les deseo a todas que tengan unos días maravillosos.

1 comentario:

Isabel para ALROMASAR dijo...

Carina yo soy urbanita 100%, pero reconozco que una escapada al campo sienta maravillosamente. ¡¡Uno vuelve con las pilas totalmente recargadas!! Espero que tu salud vaya mejorando.
Besitos