miércoles, 30 de abril de 2014

15/52 semanas





Un cielo de colores fríos, nuboso, raro, triste...
Un cielo que refleja lo que ha sido mi semana número 15 del año.
Con un sorpresivo problema de salud, mucho dolor, medicación, estudios y tratamiento estricto.
Aún restan un par de exámenes médicos para dar con el diagnóstico correcto, pero me siento mucho mejor.
Mis días oscuros están volviendo lentamente a tener claridad, como esa luz blanca que se abre paso entre las nubes de la fotografía.


sábado, 19 de abril de 2014

14/52 semanas





Los árboles visten sus trajes dorados
regalándonos días de ocre y oro
y una mágica lluvia de hojas amarillas...

sábado, 12 de abril de 2014

13/52 semanas





Un baldío.
Una casa sin habitantes.
Un patio hermosamente plagado de vegetación.
Y una silla abandonada, abrazada por la naturaleza,
perdura en el tiempo, como esperando a alguien...

jueves, 10 de abril de 2014

Lluvia





Lluvia, lluvia y más lluvia.
Desde hace una semana en mi ciudad llueve sin cesar.
Mañana, tarde y noche.



Agua y más agua.
Hoy al mediodía cuando regresé del trabajo, ésta era la imagen que veía por la ventana de la cocina.



Un diluvio...
240 milímetros en 5 días...y sigue.

Y cuando el clima no acompaña hay que buscar la forma de pasar el día encerrado.
Tenemos actividades varias...
Miramos caer la lluvia hasta que nos da sueño.



Retomamos los tejidos que hemos dejado a medio terminar.



Dormimos la siesta.



Hacemos pastelitos criollos para acompañar el mate.



Y cuando por algunos minutos se detiene la lluvia, salimos a fotografiar las gotas de agua en las brillantes hojas de las plantas.



Mirar televisión, un poco de música, comer dulces, ordenar cajones, leer, cocinar, dormir, navegar por la web...
Y mientras les escribo, sigue lloviendo.



domingo, 6 de abril de 2014

12/52 semanas





Amo el Otoño.
Es mi estación del año preferida.
Adoro sus colores, aromas, paisajes...
Y la hermosa sensación de ir caminando por calles doradas, pisando hojas y encontrando a cada paso imágenes como ésta.

jueves, 3 de abril de 2014

Colores en el jardín





Todo bien con la industria del plástico pero...¿Hace falta que fabriquen macetas negras?...¡Negras!
Nada más aburrido y deprimente que una maceta negra.
La naturaleza es tan bella y perfecta que no me puedo hacer a la idea de poner una hermosa planta de brillosas hojas verdes o alguna de hermosas y coloridas flores en una maceta negra.
¡No, no y no!



La de la imagen en cuestión, anduvo durante meses dando vueltas vacía de aquí para allá.
La encontró mi madre en una vereda y la trajo, pero siempre me resistí a plantar algo allí.

Necesitaba una maceta para trasplantar un potus y revolviendo dí con ella, tenía una buena medida para el fin y decidí que había llegado la hora de su make-up.



Como primer paso, dí una mano de blanco. ¡Había que tapar urgente ese negro!
Pinceladas rápidas dejando notar el oscuro de la base. Luego una mano de celeste dejando blanca la parte superior.



Una servilleta para decorar el frente y unas pinceladas en color tierra con pincel seco.



Barniz para proteger y listo.
Mi potus ya tiene hogar. ¿Les gusta?



¡Miren como cambió!!!!



¡Erradiquemos las macetas negras!



Con este reciclado, participo del finde frugal organizado por Marcela.

¡Feliz fin de semana para todas!