domingo, 29 de junio de 2014

22-23-24/52 semanas


Uff...3 semanas sin escribir. ¡Como pasa el tiempo!
Estamos a horas de finalizar Junio. Ya pasó la mitad del año, increíble.
Mientras veo fotografías de las bloggeras europeas en traje de baño, yo sigo tejiendome bufandas y sweaters, porque acá hace cada vez más frío.

Les resumo lo más importante de las últimas semanas en imagenes.

En la semana 22 llegaron las primeras heladas del año. Los que vamos a trabajar temprano, al salir de casa nos encontramos con una ciudad blanca y mucho hielo.
Alguien dejó abierta una canilla y el chorro de agua se heló.

La semana 23 nos regaló cálidas tardes de sol, que aprovechamos al máximo, ventilando la casa, lavando ropa, trabajando al aire libre y hasta durmiendo la siesta...



Con la última fotografía represento lo más importante de la semana 24.
Hoy, 29 de Junio, es San Pedro y San Pablo. Y en mi ciudad, todos los años se realiza la gran fogata, con la quema de muñecos y de los santos.
La foto la saqué hace unas horas, cuando se encendió la gran fogarata.
¡Felicidades a todos los Pedros y los Pablos!!

Feliz comienzo de mes a todas y que esta segunda parte del año sea llena de buenas noticias. Cariños

lunes, 9 de junio de 2014

20-21/52 semanas


Semana 20 del año.
Días de mucha actividad en el trabajo, muchas tareas también en el hogar, exámenes y minutos robados a todo para terminar alguna manualidad.
Por suerte existen los fines de semana, para dormir un ratito más, descansar y comer cosas ricas en familia. Como por ejemplo, la pizza casera que preparé un sábado por la noche.



En la semana 21, me dediqué al jardín. Y no precisamente a plantar, sino a poner a resguardo a las plantas para protegerlas de las primeras heladas que ya nos han visitado.
Así es como me di cuenta de la cantidad de Aloe Vera que tengo, son más de 30 y ya no tengo lugar para ellas. De manera que comencé a ofrecer y regalar a todo el que quisiera. Solo dejé tres para mí. Son hermosas, pero se reproducen demasiado.



¡Feliz semana para todas!

miércoles, 4 de junio de 2014

Huerta


¿Quién no sueña con tener una huerta?
Sembrar y cosechar nuestras propias verduras, ofrecer en la mesa alimentos sanos y sentir el orgullo de ver los frutos de nuestro trabajo, cuidado y paciencia.
Y ni siquiera hablo de grandes sembrados, simplemente con un trozo de tierra al fondo de casa seríamos felices muchas de nosotras ¿verdad?



Cuando estuve enferma, tuve que viajar a otra ciudad a hacerme unos estudios médicos.
De regreso, nos detuvimos a saludar a una familia amiga que vive ya casi llegando al pueblo en zona de campo.
Al ver que tenían huerta, no pude resistir la tentación y pedí permiso para sacar algunas fotos.



Allí vemos acelga y espinaca.
En la parte de tierra, hay sembrado ajo, zanahoria y cebollines. ¿ven los brotes pequeños que van creciendo?

Miren ese perejil...
Y la lechuga...



En "la casita" están los plantines pequeñitos en contenedores individuales que cuando crezcan serán trasplantados en surcos.
Por ahora viven allí al resguardo del viento y el frío.

Los dueños en su huerta y con algunos de sus productos.



Él es POMPI, el jefe de seguridad de la huerta (y la luz de los ojos de la dueña).
Da miedo ¿verdad? jajaja.



Campo, huerta, aire puro, animales, naturaleza, sol radiante...



Soy chica de ciudad, pero reconozco que unas horas en el campo hacen bien.
Nos armonizan, brindan paz, energía y nos conectan con nosotros mismos.
La vida en el campo, es otra vida.

¿Alguna de ustedes tiene huerta? ¡Las quiero ver!!!
Les deseo a todas que tengan unos días maravillosos.