lunes, 25 de agosto de 2014

32/52 semanas




No. No son gotas de lluvia. Son piedras.
Caían piedras del cielo.
Impresionante mirar hacia arriba y verlas caer.

jueves, 21 de agosto de 2014

Pava romántica




La protagonista de hoy es una pava antigua que pasó los últimos años en el patio cumpliendo la función de maceta.



Llegó a desempeñar esa tarea cuando perdió su manija y los abollones y saltaduras ya no permitían su presencia en una cocina.



Se ve que alguna vez se le hizo un orificio y alguien le puso tornillo y arandela para que no pierda el agua al regar la planta.
Y así, con el correr del tiempo, se fue deteriorando cada vez más.



Hace poco decidimos sacarle la planta que contenía porque había crecido mucho y ya estaba sufriendo el poco espacio, de modo que la trasplantamos.
Y allí quedó la pobre pava vacía.



Es de tamaño grande y vacía es pesada, ¿Se imaginan llena de tierra y con una planta grande dentro? Pesadísima.



Al verla así, vacía, vieja y destruida, decidí cambiarle la vida.
La lavé bien y le dí dos manos de pintura blanca, para tapar esos colores horribles que tenía de fábrica.



Ya se ve distinta ¿no?
Para cambiarla totalmente y suavizar su rusticidad, la pinté rosa.



Decidí usar como frente el otro lado que no tenía el remache y se veía mejor.
Buscando una imagen, encontré una vieja tarjeta con dos rosas. Le quité todas las capas de cartón que pude, las recorté y las pegué.



Hice una pequeña borla con pedacitos de tela, cintas, lana y puntillas, y la colgué de uno de los orificios del soporte de la manija.



Del otro lado até dos puntillas.



Como no quería volver a llenarla de tierra, por el peso, busqué algún contenedor que entrara por la boca de la pava. En éste caso, fue un envase de pintura en el que trasplanté un pequeño potus.



Y así quedó la vieja pava. Renovada, dulce y romántica.



A medida que crezca la planta, la pava se verá más importante.



Ni sé de dónde salió esa pava, mis padres no recuerdan quien se las dió o si la encontraron. Pero sí estoy segura de algo: ahora es mía para siempre!!!



Mucho mejor ¿verdad?



Y con éste trabajo participo del Finde Frugal de Marcela, en Colorin Colorado.
Les deseo a todas un muy feliz fin de semana.

lunes, 18 de agosto de 2014

30-31/52 semanas




Saquito de té con forma de oso.



Siesta al sol.

miércoles, 13 de agosto de 2014

Tarde de invierno




Y un sol que le pone tibieza a las horas de frío.
Rinconcito armado con un cajón abandonado, tazas rotas, latas y pequeñas crasas.

lunes, 4 de agosto de 2014

28-29/52 semanas


Muy atareada con los trabajos para exponer en mi próxima feria.
Las dos últimas semanas han sido a puro tejido y costura.

Semana 28:
Forrando macetas. Cosiendo y tejiendo cactus.
¡Días a todo color!!!



Semana 29:
Dedicada a los banderines.
El de la foto lo vendí antes de terminarlo.
Vinieron a buscarlo de apuro por la noche y no me dieron tiempo a sacarle una foto con buena luz. Solo atiné a colgarlo del armario y sacar foto con flash...al menos me quedó el recuerdo.



Gracias a todas las que pasaron a ver mi post anterior, y un GRACIAS enorme a quienes se tomaron unos minutos para dejar su mensaje.
Voy visitando a todas de a poquito. Cariños!

viernes, 1 de agosto de 2014

La belleza de lo simple




Siempre me pasa lo mismo, cada vez que voy por la mitad de un reciclado me acuerdo que no le saqué fotos al antes del objeto en transformación. Y ahí es cuando me digo "qué lastima! no voy a poder mostrarlo como tutorial".
Pensamiento que tuve hoy por la tarde cuando estaba haciéndole un make-up a una vieja caja. Quedó tan renovada que no resistí la tentación de sacarle muchas fotos para mi álbum de reciclados.
Y ahora, viendo que ya es viernes, me doy cuenta que a las seguidoras del Finde Frugal de Marcela, lo que más les gusta es ver el final de los trabajos, lo terminado, lo lindo, lo renovado, lo que ha ganado una nueva vida.
De modo que ahí voy con mi final feliz.

Imaginen una caja en buen estado, con cartón sano y fuerte, pero muy "rozado" por fuera.
Y más siendo de color blanco, con la marca en letras enormes y de fea caligrafía.
¡Había que maquillar urgente!



La forré íntegra con hojas de un viejo libro de partituras.



Para la tapa usé la estampa de una servilleta. No recorté formas, simplemente corté completo uno de los 4 lados y así lo pegué.



Para dar terminación a los bordes pegué una puntilla finita.



Y así quedó la tapa decorada.



Y para finalizar la renovación, sólo pegué una puntilla alrededor de la tapa.



Y nada más. Agregar otra cosa ya era estropear el trabajo.



Soy una convencida que a veces menos es más. Y que las cosas simples son mucho más bellas, elegantes, armoniosas.



¿Qué opinan las chicas del Finde Frugal? ¿Les gusta este final sin haber visto el comienzo?
Les aseguro que la caja era muy fea!!