miércoles, 29 de abril de 2015

Nuestros seres queridos


No sé vivir sin mascotas.
En mi casa hay animalitos desde que tengo uso de razón.
Es más, cuando nací ya había un perro chiquito de nombre Nicki, esperándome para instalarse definitivamente debajo de mi cuna, como guardián de mis sueños.
Siempre hubo mascotas en casa, ellos fueron mis compañeros de juegos, mis amigos de la infancia, mis "hermanos" de corazón.
A lo largo de los años han pasado por casa decenas de animalitos que lloré mucho cuando les tocó partir.
Me hacen sentir como una especie de mamá, son mis hijos del alma.



En Mayo del 2010, llegaron a mi vida dos miniaturas con forma de gato. Más precisamente de sexo femenino.



Hermanitas ellas, únicas dos nacidas el mismo día, no había más gatitos a la vista, solo ellas dos, diminutas y deambulando por los techos de mis vecinos, quizás en búsqueda de su mamá.



Un 25 de Mayo atrapé a la gris y tres días después a la hermanita.



Por nombres les puse Celeste y Azul.



Las hice esterilizar para que no tengan descendientes y poder tenerlas como princesitas en casa.
Me acompañan, me mezclan las lanas, me aman y las amo.



Al igual que Maitena, la perrita que rescaté de la calle cuando la abandonaron al descubrir que esperaba bebés.



Como a mi hermoso Alejo, que llena mis días de belleza gatuna y amor.



Al igual que Lucio, que llegó a casa muy chiquitito con apenas 2 meses.



Y Lorenzo que llegó un par de meses después.



Lo cierto es que no me imagino la vida sin ellos.
Necesito saber que están, que cuando regreso del trabajo están sentaditos en la puerta esperando escuchar mis pasos, que cuando Maitena me ve salta de alegría ensuciándome el pantalón, que los loros al escuchar mi voz gritan para que vaya a verlos y las gatitas se refriegan en mi ropa haciéndome mimos.
¿Cómo resistirse a tanta demostración de cariño?
Todos ellos forman parte de mi familia, de mis seres queridos, son sumamente necesarios para mi alegría cotidiana y como dije antes no me imagino la vida sin ellos, sin su compañía, sin su amor incondicional.

Hoy es el día del animal y les dedico este post a ellos, a mis hijos de cuatro patas y plumas.
Y les envío también un ¡Feliz día! a vuestros hijitos amigas bloggeras, que sé que también tienen hijos con picos y narices frías.

Gracias por existir mascotas, no nos falten nunca.

jueves, 23 de abril de 2015

Blanca y radiante


"Blanca y radiante, va la novia"...Así dice una vieja canción.
Y así de blanca y radiante quedó una antigua mesa de luz que ha vuelto a la vida.



Es del primer juego de dormitorio que tuvieron mis padres.
Mi madre me contó que ella lo compró de segunda mano y lo acondicionó para su primer hogar matrimonial (ya sé a quién salí yo).



Hacía años que estaba arrinconada en el lavadero, con una pila de cajas encima.
Sobre la superficie tenía un vidrio, que no entiendo cómo no se rompió con tanto peso y maltrato.



Pintura desgastada, madera dañada y despegada, humedad, telarañas, soledad y mucha tristeza.
Nada que yo no pueda solucionar con cariño y unas horas de trabajo.



Agua jabonosa, sol y 4 capas de pintura blanca bastaron para vestirla de novia.



Antes de pintar, le quité los tiradores y les apliqué limpiador de metales en pasta. Saqué lustre y quedaron limpios y brillosos.



Al interior también lo pinté de blanco y para darle una onda vintage, le coloqué en las bases hojas de un viejo libro.
Para la terminación del borde, pegué una puntilla fina.



Como les conté al principio, la mesa tenía un vidrio cortado con la forma de la superficie.



Al comienzo dudé en volver a colocarle el vidrio. Pero después llegué a la conclusión que si había acompañado a la mesa durante tantos años, ahora que se veía tan linda debía seguir junto a ella.



En el interior coloqué cajas con zapatos.
Sí, decoro todo. No me gustan las cajas que me dan en las zapaterías. Yo las adorno, jaja!



Y así continúa la historia de una vieja y olvidada mesa de luz que de aquí en más, vestida de blanco acompañará las noches de sueño de ésta servidora.



Cada vez estoy más convencida que podemos tener los muebles que deseamos. Sólo debemos mirar a nuestro alrededor y poner manos a la obra. Así, como lo hice yo, que ahora estoy de "estreno" con mi nueva mesa de luz y sin gastar ni un centavo.
Me voy a visitar a Marcela, para ver los hermosos trabajos que siempre comparten tantas bloggeras laboriosas.

¡Que tengan un fin de semana maravilloso!!!

lunes, 6 de abril de 2015

12+3=15 Abril


¡Hola! Aquí vengo apuradísima con mis fotos para el desafío 12+3=15 de nuestra amiga Flor.
He tomado éste proyecto como un juego, en el que voy mirando a mi alrededor en busca de objetos de un color.
Porque de eso se trata, de jugar, de divertirse, de compartir.
Ya vamos por el cuarto mes y un nuevo color se suma a mi lista.
¿Vemos las fotos?

Enero vino de color Rosa.
Febrero se vistió de Azul.
Marzo ha llegado en Celeste.
Abril pinta sus días de Amarillo...





1.- De una colección de muñecos que hice para vender hace muchos años. Cuando lo terminé de coser y le miré la carita dije "a éste no lo vendo".
2.- Mi bella negra mulata.
3.- Otra de mis tantas pavas recicladas. Me animé y le pinté el paisaje a mano. No se ve tan mal ¿verdad?
4.- Mi carretilla porta macetas.
5.- Una foto en blanco y negro apaga todo, hasta la luminosidad del amarillo más vibrante.
6.- No importa la edad que tengamos. Todos tenemos un patito de bañera.
7.- Cactus del jardín en flor.
8.- Mi compañero de tardes de radio.
9.- El otoño y la belleza de sus colores inigualables.
10.- La naturaleza sin colores.
11.- Porta maceta de un mini cactus. Hace casi un año que está del mismo tamaño. ¿Crecerá?
12.- Una antigua bandeja que pinté hace años.
13.- Mi adorada Corona de espinas y sus pequeñas flores amarillas.
14.- Envase de dulce de leche. Esas flores (mal pintadas) son las primeras que pinté en mi vida.
15.- Todos los patitos se fueron a bañar...y el más chiquitito se quiso quedar...
¿Existe la ternura en blanco y negro?...



Quizás sí...quizás no...
Lo cierto es que la ternura viene en mil colores para llenarnos el corazón de dulzura.¿Verdad que sí?





Espero que disfruten de las imágenes que les dejo hoy, de la misma forma en que yo disfruto el compartir con ustedes objetos muy queridos para mí.
Me voy a visitar a mis compañeras del desafío.
Nos encontramos en Mayo con un post similar y un nuevo color...¿Cuál será?...
¡Besos a todas!!